Evita Perón: Patriotismo Con Justicia Social

Evita perón: mi mensaje

9. Los imperialismos

¡los imperialismos! A perón y a nuestro pueblo les ha tocado la desgracia del imperialismo capitalista. Yo lo he visto de cerca en sus miserias y en sus crímenes. Se dice defensor de la justicia mientras extiende las garras de su rapiña sobre los bienes de todos los pueblos sometidos a su omnipotencia. Se proclama defensor de la libertad mientras va encadenando a todos los pueblos que de buena o de mala fe tienen que aceptar sus inapelables exigencias.

10. Los que se entregan

Pero más abominable aún que los imperialistas son los hombres de las oligarquías nacionales que se entregan vendiendo y a veces regalando por monedas o por sonrisas la felicidad de sus pueblos. Yo los he conocido también de cerca. Frente a los imperialismos no sentí otra cosa que la indignación del odio pero frente a los entregadores de sus pueblos a ella sumé la infinita indignación de mi desprecio. Muchas veces los he oído disculparse ante mi agresividad irónica y mordaz. no podemos hacer nada decían. Los he oído muchas veces; en todos los tonos de la mentira. ¡mentira! ¡sí! ¡mil veces mentira…! Hay una sola cosa invencible en la tierra: la voluntad de los pueblos. No hay ningún pueblo de la tierra que no pueda ser justo libre y soberano. no podemos hacer nada es lo que dicen todos los gobiernos cobardes de las naciones sometidas. No lo dicen por convencimiento sino por conveniencias.

11. Por cualquier medio

Nosotros somos un pequeño pueblo de la tierra y sin embargo con nosotros perón decidió ganar frente al imperialismo capitalista nuestra propia justicia y nuestra propia libertad. Y somos justos y libres. Podrá costar más o menos sacrificio ¡pero siempre se puede! No hay nada que sea más fuerte que un pueblo. Lo único que se necesita es decidirlo a ser justo libre y soberano. ¿los procedimientos? Hay mil procedimientos eficaces para vencer: con armas o sin armas de frente o por la espalda a la luz del día o a la sombra de la noche con un gesto de rabia o con una sonrisa llorando o cantando por los medios legales o por los medios ilícitos que los mismos imperialismos utilizan en contra de los pueblos. Yo me pregunto: ¿qué pueden hacer un millón de acorazados un millón de aviones y un millón de bombas atómicas contra un pueblo que decide sabotear a sus amos hasta conseguir la libertad y la justicia? Frente a la explotación inicua y execrable todo es poco. Y cualquier cosa es importante para vencer.



Deja un comentario